lunes, 15 de febrero de 2016

Reseñando Hana yori dango ☆ -completa- (Mayu)


El día que empecé el dorama de Hana yori dango (No me lo digas con flores) pensé que cuando terminara las dos temporadas y la película seria muy feliz, especialmente porque habia visto esta serie con Vero y habia divagado sobre ella con la propia Vero y con Laura (con quien me desahogué un montón), gracias por haberme acompañado al menos mis niñas


Lo primero que debo admitir es que yo me he leído los 36 tomos + el especial de No me lo digas con flores. Y no puedo juzgar esta adaptación como una serie más, la juzgo desde mis recuerdos del manga. Fue hace mucho que leí los 36 tomos pero todavía recuerdo un montón de momentos, todavía puedo evocar todo lo que me hizo sentir No me lo digas con flores. Mis escenas favoritas no las he podido olvidar, ha habido citas de la serie que las he llevado conmigo como esa de los zapatos y de la tarea que tienen estos de llevarnos por el mundo. Recuerdo lo mucho que quise a unos cuantos personajes. Aún recuerdo a Tsukasa corriendo detrás del autobús que se llevaba a Makino, también de cuando Rui se fue en busca de Shizuka y Tsukasa le pidió salir a Makino, de la cita en la plaza cuando la esperó durante horas, de la pequeña casita que el F4 consiguió para que pudieran intimar, pero sobre todo, recuerdo como Makino siempre huía del amor y Tsukasa la esperaba contra viento y marea o la perseguía, también cuando Tsukasa probó a vivir en el edificio de al lado y cuando Makino, tras abandonar a Tsukasa admitió por primera vez en su vida que amaba a ese niño malcriado y desprovisto de afecto. También me acuerdo de Rui y Akira y el lio que tuvieron Soujiro y Yuuki y como pudimos conocerlos a todos. También recuerdo que había mucho drama y cosas que nadie podría creerse jamás pero este mundo creado por Yoko Makio fue pura adicción para mi, me hizo sentir un millón de cosas y me bebí 36 tomos en cuestión de semanas. Luego leí otros mangas de esta misma autora pero no tuve la misma sensación. No se que sentiría o pensaría ahora si volviera a leer los mangas, quizás no viera de una forma tan dulce a Tsukasa, pero recuerdo que le quise mucho. Debo admitir que como le tenía un montón de cariño a esta obra, temía un montón ver cualquiera de sus adaptaciones. 

Ahora, tras haber visto la adaptación japonesa completa no puedo decir que he quedado satisfecha. Los actores lo hicieron de lujo y supieron traer a la vida esta historia pero el cambio en el orden de las cosas no me convenció. Bueno, en la primera temporada pasé por alto que pusieran el final de la serie como el final de esa temporada, y me gustó más o menos, aunque me suena recordar que Makino si recaudó el dinero que necesitaba y Tsukasa no tuvo que sacrificarse. Pero la segunda temporada me molestó un montón y me dejó un recuerdo super amargo, incluso llegué a pensar que más me habría valido quedarme con la preciosa primera temporada. La segunda temporada partió de una mentira como un Castillo, Tsukasa si se fue a Nueva York pero fue en el último tomo, al final de la historia y la promesa -que nunca rompió- fue irse para aprender a dirigir la empresa y volver para casarse con Makino, de ninguna de las formas su ida fue un abandono. Y me enfadó muchísimo que retorcieran tantas cosas a su conveniencia para que todo fuera más triste, cruel, dramático e involucionado en los personajes. Los personajes crecieron con el paso del tiempo pero en el drama sólo se convirtieron en peores personas. Además, hicieron cosas que bajo mi punto de vista es imperdonable que lo haga alguien que te ama. Con el manga lloré pero no me arrepentí, con la adaptación de la segunda temporada lloré y me rompí de dolor y acabé pensando que el camino no había merecido la pena salvo por el personaje de Rui y la grandiosa actuación de los actores. 




Titulo: No me lo digas con flores.
Temporada: 1.
Año: 2005.
País: Japón.
Género: Escolar, bulliyng, comedia, romance.
Capítulos: 9. 
Cadena: TBS.
6/10

Originalmente esta primera temporada tenía más nota, pero tras ver toda la serie completa y quedar tan decepcionada, le bajé la nota a esta primera temporada. ¿Por qué? Porque decidí tomar en cuenta las pequeñas licencias que se habían tomado y como con ese final (bonito eh) habían dado pie a crear una segunda temporada que sólo fuera una oda al dolor. Tampoco soy super generosa porque no me ha vuelto loca la historia, no me ha dejado la misma sensación que el manga. En parte también lamento no haber escrito esta reseña tras haber visto esta primera temporada, entonces seguro que leeríais una reseña más feliz. Pero con esa vista completa soy incapaz de rescatar la sensación de felicidad que me dejó esta temporada. 

Me gustó Hana yori dango I, la disfruté, me encariñé, sentí que aún con cambios esta era la Hana yori dango de mis recuerdos. Reí un montón con esta temporada, sentí mucha ternura con Rui, Tsukasa, y Makino, y con el resto de personajes. Fue una primera temporada bonita y estupenda, sobre todo, fácil de ver salvo en un par de capítulos que se pasaron con cosas violentas, pero el tono general fue muy grato de ver. En sólo nueve capítulos contaban un montón de cosas, y lanzaban al mundo algunos mensajes importantes. No fui dura o crítica con esta T1 y si no es por la T2 el recuerdo habría sido tan dulce y refrescante que aún sin estar dentro de mis series favoritas habría sido una buena opción para verla cuando me apareciera reír y fangirlear con un triángulo amoroso genialoso. 


Tsukasa supo hacerme sentir un millón de ternura, para mi fue ese niño perdido que sólo ha recibido golpes en la vida y que actúa así en consecuencia, portándose tan mal como puede pero empezando a crecer y cambiar cuando una chica le desafía y pone en evidencia que ser un niñato malcriado y violento no es la solución a la vida. Makino era fuerte y no se dejaba pisar, si tenía que ser buena lo era, pero no era la tonta a la que pueden tomar el pelo. Rui y sus juegos y aún así tan adorable como siempre, o mejor dicho, aún más adorable porque sólo Oguri Shun podría haber dado a un Rui tan maravillosamente especial. Los tres me encantaron y supieron hacerme quererles mucho. Por fin estaba ante mis queridos imperfectos personajes, por fin habían cobrado vida. Preciosos ellos y yo me sentía preciosa también por estar con ellos. 

También me sentía preciosa por estar compartiendo este corazón con mi mejor amiga, con la amiga que no soñé pero a quien no querría perder nunca jamás. Hana yori dango I se convirtió en especial y en parte fue por mi unnie Vero. También porque la historia lo valía. Era un cuento que denunciaba cosas importantes, pero lo hacía desde la simpatía. No se donde guardaba el secreto para poder transmitir algo especial sin ser en realidad una obra maestra.

Si tenéis la oportunidad de ver la T1 hacerlo, y si tenéis la oportunidad de pasar de la T2 y sólo ver los minutos finales del capi 11 y los minutos finales de la peli, os lo recomendaría. Os ahorrareis cositas que ni aportan ni desaportan. Bueno, si sois super amantes del melodrama, la T2 es la reina, y la peli a mi me gustó pero la idea que le da inicio es una tontería (lo digo con cariño), aunque ver a Tsukasa y Makino tan dulces me dio lo que no me había dado la T2 con tanto jodido melodrama. 




Titulo: No me lo digas con flores.
Temporada: 2.
Año: 2007.
País: Japón.
Género: comedia, romance, drama.
Capítulos: 11. 
Cadena: TBS.

3/10

La T2 no me gustó nada. La odié un montón. Al principio me di tiempo porque era normal que en la forma en que habían retomado la historia hubiera dolor pero después empecé a estar muy, muy enfadada. Enfadadísima con el imbécil que había retorcido esta historia, que había llevado hechos y actitudes al extremo y que había convertido una buena historia y personajes en una cosa odiosa. Por culpa de quien tomó el proyecto de esta T2 yo he quedado un poquito traumada. No me extraña que no tuviera ni la mitad de audiencia que la T1, es que volvieron estropeando la historia, y por muchos seguidores fieles, eso hay que admitirlo. Yo no quise dejar la T2 a medias porque ya la estaba viendo y era la adaptación pero en serio, llega a ser una historia que nunca he leído y la mando lejos.

Esta T2 me hizo mucho daño, lo pasé mal, no fue como con la T1, donde el humor y la fuerza de los personajes eran el hilo conductor del drama. Aquí todo era dolor, melodrama, decisiones injustas, traiciones, malentendidos e incluso alguna estupidez incoherente e infundada que Yoko Makio usó en el manga. 

Todos los personajes salvo Rui se comportaron de forma odiosa, como si estuvieran en un concurso de quien era peor persona. Se clavan muchos puñales por la espalda en esta T2 y nunca se pide perdón. Le cogi mania a todos. 



Admito que había momentos en que era débil ante Makino, y Tsukasa, porque no siempre se portaban mal pero es que a la larga ambos fueron cobardes y dañinos. Tsukasa, las cosas que hace aquí y como no se entiende ni él mismo es para que se vaya al psicólogo, no era el Tsukasa que yo conocía y adoraba, a veces veía resquicios de él pero luego lo estropeaba todo y eso es culpa del personaje ¿no? Pues no, es culpa del guionista, porque no recuerdo al Tsukasa del papel traicionando tanto a la persona que quiere y a su propio corazón. Makino si que se volvió muy débil, querer no la hizo una persona más fuerte, sino todo lo contrario, y aquí también se vio pero es que los actos de Tsukasa que se inventaron aquí dan pie a ello pero no dan pie a ciertas cosas. Si yo hubiera sido Makino habría dejado de besar la tierra por la que pisaba Tsukasa, habría dejado de poner sonrisas falsas ante la loca desquiciada de Shigeru (la prometida impuesta), y sobre todo, habría vuelto a amar a Rui, y si hubiera sentido que no podía amar a ese primer amor no habría jugado con tan dulce y reverente corazón. 



Lo que más me dolió al final no fue solo sentir que no podía soportar el dolor de haber perdido la bonita historia que tenían Tsukasa y Makino -aunque se pelearan tanto-, fue que Rui no se merecía quedarse sin la chica, un corazón tan puro como el suyo no se merecía que le dieran esperanzas, que le siguieran el juego, para luego dejarle plantado con un "Arigato, Rui, gommen". Las gracias y las disculpas mejor ahorrárselas. Rui se merecía más que dos palabras que no cuestan trabajo pronunciar. Si empecé llorando mucho por Tsukasa y Makino, al final acabé llorando mucho por Rui. Fue en esta T2 donde yo me enamoré de él. 



Me enamoré tanto de él que quise que le fueran infieles al manga y cambiaran el final. Mi precioso toallero fue amor, inocencia y ternura, sólo el me consoló por esta T2, sólo él hizo que el camino tuviera un poco de sentido. Rui, siento mucho que acabaras otra vez con el corazón destrozado, debes saber que te espera alguien mejor que Shizuka y que Makino. 







Titulo: No me lo digas con flores.
Final.
Película.
Año: 2008.
País: Japón.
Género: Romance, road trip.

6/10

La película fue algo que se inventaron pero no me importó porque aunque fue un poco tonta me dejó con un sabor super dulce. Al menos no se inventaron las cosas para hacer daño, como si hicieron en la T2. Creo que podrían haber buscado un argumento un poco más maduro y coherente y no tan de manga pero el resultado fue bonito para mi. Al menos me hizo reír, me inspiró mucha ternura y me hizo poder volver a sonreír después de llorar tanto y sentir que moría por tanto melodrama. Sé que no será una peli que guste a todo el mundo y no es obligatorio verla pero si alguien se encariño con la idea de ver juntos y felices a Makino y Tsukasa al estilo de la T1, entonces puede gustarle, igual que me ha gustado a mi. 



 
A mi me hizo sentir algo muy dulce, sobre todo porque me reencontré con el Tsukasa que yo adoraba abrazar en mi imaginación. Makino estaba un poco borde y confusa, como muy arisca con Tsukasa, cosa que no entendí pero es que después de conocer al F4 DE volvió rara (ella decía que antes de conocerlos era rara, yo digo que después). De los otros personajes sólo se sabe un par de cositas extras pero fue gracioso verlos poner caras de poker y que el radar Makino no se dejara tomar el pelo. Rui perdió la cordura, perder a dos novias le dejó como a Eros si perdiera a Psique, no entendí cual fue la decisión que tomó para su vida pero oye, estaba tan guapo como siempre. 



Esta película me regaló algunos momentos super dulces y un Tsukasa que está enamorado hasta los huesos. Jamás olvidaré esos momentos de amor en la playa, esas conversaciones sobre sus sueños, los momentos íntimos de la boda y ese momentazo en que Makino confiesa a Tsukasa que está embarazada, aún menos podré olvidar como Tsukasa besó el vientre donde se refugiaba el bebé, momentos como ese le dieron un tinte bonito a una película corriente. 




EL ELENCO: T1, T2, PELÍCULA.

Fue uno de los puntos fuertes de Hana yori dango. Me encantaron. Creo que nadie como ellos podrían haberlos representado tan bien, sobre todo, Oguri Shun como Rui, Matsumoto Jun como Tsukasa, e Inoue Mao como Makino, estos tres personajes necesitaban actores que supieran captar hasta el más mínimo detalle. Inoue Mao fue una mejor Makino en realidad, me gustó reencontrarme con ella (la conocí en I give my first love) y poder ver que realmente es una actriz con mucho que aportar. Con Jun Matsumoto también me reencontré, él fue el primer chico japonés que conocí (con la peli Estoy enamorado de mi hermana, me traumó y no por el incesto) y fue tan Tsukasa que me dejó alucinada. Me gustó mucho y debo admitir que al pobre le complicaron la vida liando las cosas tanto para su personaje. Os cuento dos cosas curiosas, la primera es que estas películas son adaptaciones de Kotomi Aoki, la segunda es que se enamoraron rodando la T1 y ahora se van a casar. 



Lo que más me gustó fue reencontrarme con Oguri Shun, ya le he visto como el amoroso y solitario Sano en Hana Kimi, como el distante Hama en Yuuki, como el chico que siempre mete la pata y que está desesperado por dejar de ser virgen en Stand up, y ahora con el mejor papel que le he visto, como Rui en Hana yori dango



Oguri Shun fue la gran estrella de todo el drama y si tuvo tanto éxito gran parte se lo debe a él. No me imagino por nada del mundo este drama sin Oguri, ¡gracias a Jun por convencer a su mejor amigo!

Te quiero Oguri, de corazón y sin intenciones sucias, bueno, algún piquito si ¿vale? Que con esa sonrisa tan bonita es imposible no querer llenarte de besos y abrazos. 



En el resto del elenco tenemos a Matsuda Shota, Abe Tsuyoshi, Matsushima Nanako, Toda Erika (siempre la habia visto de buena -en Tatta hitotsu no koi- aunque en Nobuta wo produce sospeché infundadamente de ella, y aqui en solo dos capis fue muy odiosa) y los cameos de Ikuta Toma (Hana kimi) y Oomasa Aya (Koukou debut). 


Mayu. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡No te olvides dejar un comentario! Nos encanta poder compartir y debatir con nuestros seguidores, pero por favor, ten en cuenta:
- Se respetuoso con la gente que no opina como tú, no todos podemos tener las mismas opiniones. ¡Nosotras siempre respetaremos la tuya!
- Si vas a poner algún spoiler, avisalo.

¡Gracias por tu visita!